Inicio » SALUD » LA REIVINDICACION DEL ACEITE DE COCO

LA REIVINDICACION DEL ACEITE DE COCO

Print Print

El aceite de coco es una grasa saturada, pero es de origen vegetal y recientemente los ciéntíficos han revisado su evaluación anterior sobre la misma y se dieron cuenta que los efectos negativos que le habían atribuído en el pasado fué porque utilizaron el aceite parcialmente hidrogenado, y como ya se sabe, los aceites hidrogenados no son buenos para la salud. Por otra parte la grasa saturada que es nociva para la salud es la de origen animal.  Asi que ahora el aceite de coco, que contiene vitamina E y vitamina K, ha sido reivindicado y sus múltiples efectos beneficiosos para la salud se han hecho públicos. De forma que se está convirtiendo en la grasa preferida para cocinar de los vegetarianos y personas que quieren ingerir una dieta más saludable.

El ingrediente principal del aceite de coco que lo hace tan saludable es el ácido láurico y se le atribuyen propiedades muy beneficiosas para combatir el colesterol alto, la diabetes y enfermedades cardíacas, entre otras. Además contiene propiedades antibacteriales, antifungales y antioxidantes. Su cadena de triglicéridos son más pequeñas y por lo tanto se procesan y se consumen muy rapidamente, en contraste con las de otras grasas saturadas que son más grandes y demoran más en procesarse y se almacenan entonces en gran cantidad en el tejido graso. El Ayurveda o sistema de medicina de la India lo ha utilizado desde épocas ancestrales con propositos médicos. En el campo de la belleza también es extensamente utilizado para el cuidado de la piel y del cabello.
 
El aceite de coco tiene usos ilimitados en la preparación de sus recetas y a diferencia de otros aceites, como el aceite de oliva, se puede utilizar para freír y cocinar a altas temperaturas. Es ideal para recetas de pastelería horneada, en bizcochos y postres, en salsas y cremas y como sustituto de la mantequilla.
 
Pero mucha precaución, por el hecho de ser una grasa beneficiosa para la salud, no quiere decir que pueda ingeirse en exceso. La FDA (Food & Drug Administration) recomienda ingerir un máximo de 65 gramos de grasa al día, que incluye 25 gramos de grasa saturadas.
Print Print